martes, 5 de marzo de 2013

Hoy hablamos de...orgasmos!!


Hoy en día quien no tiene un teléfono móvil de última generación, es decir, un smartphone, con multitud de aplicaciones, conexión a internet y un largo etcétera parece que es un "bicho raro", ya que ¿por qué no beneficiarse de todos estos adelantos tecnológicos?
Pues algo parecido está empezando a ocurrir con los orgasmos.
 
En la actualidad, cuando una persona se acuesta con otra ha de conseguir orgasmos, y cuantos más mejor. Se está convirtiendo en una especie de obligación (tanto tenerlo, como, en el caso sobre todo de los hombres, proporcionarlo).
 
¿Qué es un orgasmo? Podemos definirlo como la culminación de la excitación sexual que se evidencia por descargas musculares rítmicas en los órganos genitales, aunque también comprometen el resto del cuerpo. Estas contracciones son muy placenteras para ambos sexos y producen una agradable sensación de relajación.
 
En numerosas ocasiones, se define el orgasmo como el momento de mayor placer en una relación sexual, como una explosión, la culminación. Vamos, como los fuegos artificiales. Claro, con estas definiciones...¡todo el mundo quiere tener uno, o dos, o tres...! (como en el caso del móvil: ¿por qué no beneficiarse de algo positivo?)
 
Sin embargo, hemos de señalar que también en los orgasmos existen diferencias entre hombres y mujeres. Mientras que en los hombres parece que es más explícito y está más claro si tienen un orgasmo o no, porque generalmente va acompañado de eyaculación, en las mujeres no. (De ahí, que, en ocasiones, se piense que la mujer es capaz de fingir un orgasmo, ¿y qué sentido tiene?).


El tema del orgasmo femenino ha sido, cuanto menos, controvertido a lo largo de la historia. No vamos a hacer un largo recorrido sobre todo lo que se ha dicho de él, solamente citaré a Sigmund Freud, quien distinguió en la mujer entre orgasmos clitorianos y vaginales. Sin ánimo de desmerecer las aportaciones de Freud, que fueron importantes en su momento, sólo señalo esta diferenciación porque nos ha metido en un pequeño lío que, a día de hoy, sigue vigente.
 
Neurológicamente hablando, orgasmo sólo hay uno y éste se da en el cerebro. Tanto en los hombres como en las mujeres. Si bien es verdad, que puede haber diversas formas de estimulación que lo provoquen. También es cierto que la sensación física puede ser diferente de una zona de estimulación a otra (al igual que sentimos diferente físicamente cuando nos rascamos el brazo y cuando nos rascamos la cabeza). Pero nada más. Es decir, hoy sabemos que no existen dos tipos de orgasmos femeninos, sin embargo, esta idea sigue muy enraizada en la sociedad. Además con cierta connotación de que es el orgasmo vaginal "el bueno", "el mejor" y el clitoriano es "el inmaduro", aquel que consigues cuando no tienes otro o cuando no tienes pareja...(de tal manera que, si tienes pareja, tienes que conseguir el otro).
 


¿Por qué se piensa que es mejor el vaginal? Claro, es el que debería conseguirse mediante la penetración, mediante el coito. Pero, ¿acaso es ésta la única conducta erótica posible? o ¿acaso es la mejor?
 
Paradójicamete, más de la mitad de las mujeres no consiguen tener un orgasmo sin estimulación directa del clítoris, es decir, sólo mediante la penetración vaginal. (¡Cuidado! No estamos hablando de anorgasmia, es decir, de incapacidad para conseguir un orgasmo, sino de que no consiguen un orgasmo mediante estimulación sólo vaginal, que no es lo mismo) ¿Podemos concluir, por tanto, que más de la mitad de las mujeres tiene orgasmos inmaduros, o de segunda categoría? , peor aún, ¿podemos concluir que están insatisfechas sexualmente hablando? o ¿podemos pensar, en caso de relaciones heterosexuales, que son los hombres con los que tienen coitos poco hábiles y no consiguen proporcionarles "el mejor placer"?
 
Esta última cuestión es, cuanto menos, preocupante, porque, mientras que la mujer tiene "la carga" de no poder conseguir el orgasmo, al hombre se "le culpa" por no ser capaz de proporcionárselo a su pareja (generalmente, se culpa él mismo). ¡Porque vivimos en el 2013 y las mujeres ahora quieren tener orgasmos! ¡y los hombres están muy preocupados por proporcionar placer y satisfacer a sus parejas!
 
 Nos hemos obsesionado con los orgasmos *, y no se mide la satisfacción sexual de una persona por la cantidad de orgasmos que consigue o que proporciona al otro/a. Un encuentro erótico empieza mucho antes, con una conversación, con un primer contacto piel con piel, con un beso, una caricia, una sonrisa...Y dejar de dar importancia a esto para dársela sólo a un orgasmo, ¿merece la pena?*
 
Además, ¿es el orgasmo el final de la conducta erótica, como se ha creído? Pues tampoco tiene por qué ser así necesariamente. (Al menos, no en el caso de la mujer que, como sabemos, no tiene período refractario, o no del mismo modo que el hombre). Otro mito que nos persigue y que no facilita nada nuestras relaciones eróticas es la idea de que: los dos miembros de la pareja han de llegar al orgasmo los dos a la vez y mediante el coito. (De hecho, ya venden unos preservativos que lo consiguen, guau!!)

 
 

Cuando en el ámbito de las relaciones eróticas, que emergen por deseo, aparecen obligaciones, el deseo desaparece. Si el objetivo de las relaciones eróticas es conocernos, divertirnos, expresarnos con la otra persona, ¿dónde entran aquí las obligaciones?, ¿por qué hemos de estar preocupados por "llegar al orgasmo" o porque la otra persona "llegue"? ¿por qué se ha de buscar el orgasmo con sólo una estimulación y no con otras? El deseo tiene que ver con lo prohibido, surge en la relajación, no entiende de "obligaciones".


¿Qué hay de ese placer inmenso que se siente cuando se disfruta del "paseo" y no sólo del resultado final?, ¿o del que se siente cuando algo bueno e inesperado ocurre sin buscarlo, sin obligación?, volviendo a lo del móvil ¿qué hay de aquellos maravillosos momentos en que estabas ilocalizable para el resto del mundo y no tenías que dar ningún tipo de explicación por ello?



 

*Se ha de tener cuidado con este párrafo. Pues no estoy hablando de anorgasmia femenina ni masculina, es decir, de personas que nunca hayan conseguido un orgasmo por las razones que sean. Estoy hablando de que una cosa es una dificultad concreta, que puede existir, y otra es que pensemos que el 70% de las mujeres son anorgásmicas porque no consiguen el mismo por estimulación exclusivamente vaginal.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada